Itazura na kiss

4 10 2008

Itazura na kiss es un anime encantador y adictivo. Necesitas ver un capítulo tras otro aunque la profundidad de la historia no sea muy compleja ¿Como es esto posible? Sin duda alguna es gracias a los personajes, todos ellos muy carismáticos, sobre todo Kotoko, la indiscutible protagonista.

Kotoko es adorable!
Kotoko es adorable!

El personaje de Kotoko se caracteriza por ser algo torpe (o muy torpe mejor dicho), las cosas que toca suelen acabar mal. Sin embargo suple sus carencias con un gran corazón y una increible fuerza de voluntad. Pero lo más importante de todo es que se va a enamorar de Irie-kun, la persona más perfecta que te puedes encontrar. Irie-kun es pragmático y muy muy inteligente, pero en contra es una persona fria que en múltiples ocasiones daña el corazoncito de Kotoko (creo que cualquiera que vea la serie odiara a Irie-kun por lo menos en la mitad de los capítulos).

Aunque al principio esta pareja resulta imposible y nuestro frio co-protagonista rechaza de pleno a Kotoko poco a poco ella va consiguiendo derretir ese hielo en su interior y consigue que la acepte.

Una gran característica de esta serie es como desarrollan el paso del tiempo. La historia abarca por lo menos 10 o 12 años de la vida de estos personajes, a algunos se les ve crecer… a otros madurar… Es realmente genial ver como cada uno hace su vida en funcion de su situación. Esto marca una gran diferencia con el resto de animes en los que los personajes aunque evolucionen siempre tienen el mismo aspecto.

Yuuki evidenciando a Kotoko Yuuki evidenciando a kotoko
Yuuki ya no tiene cara de niño
Yuuki ya no tiene cara de niño

Hablando de aspecto también resulta muy agradable ver como dependiendo de la situacion los personajes cambian de ropa. No como en Naruto por ejemplo, que o bien tiene toda la ropa igual o no se lava nunca.

En muchos aspectos esta serie me recordó a Nana, creo que hacer una comparación entre Hachi y Kotoko es inevitable ya que ambos personajes son muy inocentes y algo torpones. Por otro lado acaban siendo personas muy vulnerables y dependientes de los demás en los momentos complicados, lo que les lleva a sufrir cuando no tienen a alguien cerca.

Ya para terminar cabe destacar a todos los personajes secundarios, ya que al final de la serie todos consiguen tener una situación estable y aparentemente feliz. El espectador disfruta con sus historias y en nungún momento se sienten como una intromisión (recuerdo de manera traumática los momentos en los que aparecía Satan en Dragon Ball durante mi infancia)

En definitiva. Un anime muy recomendable si te gusta el humor aderezado con romance y un puntito de drama. Pero si hay algo que se puede asegurar son risas con las aventuras de Kotoko.